Image Image Image Image Image Image Image Image Image

06 Jun

By

No Comments

Atención a la comunicación cuando además debes influir

junio 6, 2012 | By | No Comments

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

¿Llegas a tu público? ¿Consigues resultados en las acciones de comunicación que inicias?

En el momento en que mantienes una relación con un público, ya sea a título individual o profesional se inicia siempre un proceso donde debes ir superando retos.

Las cinco etapas sobre las que debemos actuar y que deben superarse son: la atención, la búsqueda de información, la evaluación, la experimentación y la adopción.

Lograr nuestro objetivo supone que nuestras acciones conduzcan al público de manera lineal hasta el final de proceso, pero no siempre es así, puede ser interrumpido en cualquiera de las etapas.

ATENCIÓN: En la fase de atención el público dispone de pocos datos sobre el tema que comunicamos. Lo que le informa es el “ ruido ambiental”. Su percepción previa de los contenidos que tratamos de trasmitirle, contacto con su entorno, necesidades satisfechas o no en este sentido.

INTERÉS. Si el público objetivo es sensible al tema, intentará probablemente buscar y obtener más detalles: ¿Cómo me afecta directamente ? ¿Qué va a suponerme personalmente? ¿Puede comportar efectos negativos? ¿Van a cambiar mis hábitos?

EVALUACIÓN. Cuando se haya entendido correctamente  la propuesta, el público objetivo evaluará las ventajas e inconvenientes potenciales: se planteará la posibilidad de un ensayo, si juzga el proyecto como conforme a sus valores y a su interés personal y social.

EXPERIMENTACIÓN. Una parte del público objetivo probablemente empezará a participar en el proceso.

ADOPCIÓN. Si la experiencia es concluyente, el individuo suscribirá la idea y pasará a la acción de manera definitiva la idea será adoptada.

Una dificultad añadida en la difusión de la información es la teoría de la disonancia cognitiva, según la cual los individuos discriminan la información que les es suministrada, incluso correctamente transmitida, para retener únicamente aquello que se corresponde con su propia opinión y sus valores personales. Por tanto, aunque haya sido correctamente transmitida, la información corre el riesgo de ser retenida principalmente por los públicos ya interesados por las cuestiones que transmites.

Por todo ello cuando establezcas una estrategia de comunicación piensa a quién te vas a dirigir y la información que vas a aportarle pensando en estas fases para facilitar su toma de decisiones. Generar contenidos que despierten su interés, contar con materiales, herramientas o canales extra que puedan ampliar su información  y mostrar experiencias de otros con los que puedan empatizar antes de su evaluación y adopción de conductas. Y recuerda, a pesar de todo ello, siempre habrá disonancias.

Submit a Comment