Image Image Image Image Image Image Image Image Image

05 oct

By

No Comments

Siete pecados a evitar en la comunicación

octubre 5, 2011 | By | No Comments

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

La semana pasada tuve la oportunidad de escuchar sabios consejos de un profesional de la comunicación que me gustaría compartir.

Empatizar con el público y convertirlo en admirador entusiasta es una técnica compleja que requiere simplicidad y cierto arte. Manuel Campo Vidal domina esta práctica y lo mostró con la atención plena del auditorio, en la jornada sobre comunicación eficaz que organizó Estema  hace unos días, en Valencia.

 

La empatía la logró con un poco de humor y mucha complicidad, consiguió que nos identificáramos con sus ejemplos cotidianos, las referencias a nuestras asignaturas pendientes -inglés, emprender y saber comunicar-, los miedos infantiles a hablar en público frente a la pizarra, las tediosas ponencias de 90 minutos a las que todos hemos asistido alguna vez o las presentaciones plagadas de texto en las que el ponente lee sin cesar en lugar de mostrar sus ideas.

Vencer la timidez ante el auditorio, construir un contenido coherente y atractivo, exponer adecuadamente nuestro mensaje, mantener la atención, ser claro, preciso, breve, directo, está en la voluntad de quien tiene que comunicar pero no siempre en la realidad. Conocer un tema no es igual a saber presentarlo.

Con su exposición, Campo Vidal dio algunas claves para hacer más eficaz la comunicación, en concreto, siete pecados que debemos evitar:

  1. La improvisación: Debes conocer a quién te vas a dirigir para ajustar tu mensaje y el tono, preparar meticulosamente el contenido de lo que quieres exponer. Si vas a intervenir ante público no dudes en conocer cuál es su perfil, te ayudará a escoger el mensaje para llegar a él. Como decía Winston Churchill “Si tengo que pronunciar un discurso de dos horas, empleo diez minutos en su preparación. Si se trata de un discurso de diez minutos, entonces tardo unas dos horas en prepararlo”.
  2. La falta de escucha: Mantenerte informado en primera persona de las demandas y necesidades de tu público objetivo.
  3. Descontrol de tiempo: Es mucho más sencillo exponer sin restricción a tener que acotar tu contenido a un tiempo limitado. Debes cuidar lo que vas a decir y el tiempo del que dispones para ello.
  4. No saber empezar y no saber terminar: De una intervención pública vamos a retener los primeros y últimos cinco minutos, hay que prestar especial atención a esos tiempos, atraer al comienzo de la exposición y concluir con las ideas clave. Tener en cuenta qué debe comprender y recordar tu interlocutor y destacarlo en el cierre.
  5. La arrogancia: es el peor consejero de la comunicación, la distancia aleja también el mensaje. Se llega más al público desde la humildad y la proximidad.
  6. Descuidar la comunicación no verbal: comunicamos con nuestros movimientos, con los gestos, las posturas, con la indumentaria, una expresión facial puede subrayar o contradecir lo que expones y en una situación contradictoria la comunicación  no verbal tiene más peso.
  7. No mostrar emociones: transmitir con pasión si la hay, con naturalidad, como hablarías a un ser próximo, tal y como expones en tu día a día, favorece la comunicación.

También hubo referencias al mal uso de herramientas habituales, el contestador utilizado para “hacer conferencias”, el powerpoint como salvavidas para cubrir la carencia en oratoria (y en rueda de molino atada al cuello, si falla).

Aquí tenéis su intervención en video:[vimeo http://www.vimeo.com/30336988 w=400&h=225]

Para ampliar información sobre estos temas, os remito al estupendo blog el Arte de Presentar centrado en técnicas para mejorar nuestras presentaciones, con un enlace a contenidos relativos a hablar en público.

Nosotros solemos ser nuestro principal enemigo en la comunicación, el miedo escénico es algo común, identificarlo nos puede ayudar a desmontarlo, en el siguiente enlace podemos reconocer sus señales habituales

Concluyo con un último enlace a pautas para elaborar nuestro discurso, con  técnicas sencillas que pueden aplicarse poco a poco hasta convertirse en hábito.

¿Cuáles son tus técnicas para comunicar mejor?

Submit a Comment