Image Image Image Image Image Image Image Image Image

2011 Octubre

28 oct

By

One Comment

Empezar como profesional independiente sin morir en el intento

octubre 28, 2011 | By | One Comment

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

Es probable que seas un emprendedor o emprendedora con una idea en tu cabeza dispuesto a montar tu empresa y generar empleo o puede que en tu caso sólo aspires al autoempleo, a gobernar tu actividad profesional y vivir de tu actividad.

Tienes experiencia, pero no sabes cómo darte a conocer en el mercado, sabes que Internet y las redes sociales pueden darte notoriedad pero también sabes que los resultados son a medio plazo y mientras necesitas generar ingresos ¿qué pasos dar?

La incertidumbre nos hace más austeros y conservadores, lo mismo sucede con las organizaciones, hay una amplia cantera de profesionales independientes en el mercado que pueden colaborar con una organización de manera externa, ya sea por proyectos concretos, para la externalización de un servicio –como puede ser la comunicación–  o mediante una consultoría de interinidad, es decir, permanecer durante un tiempo en una organización, asesorar desde el interior, formar al equipo y dejar que éste continúe la labor iniciada.

Diseña tu plan de acción:

Servicios: ¿Qué tipo de servicios puedes prestar?: considera cuáles son las actividades que te gusta desarrollar, en cuáles te sientes con más capacidad y cuáles te resultan más fáciles de desempeñar y crea tu listado de posibles acciones.

Presentación: Haz una presentación atractiva de los servicios que quieres ofrecer, que puedas remitir o enlazar cuando contactes con posibles clientes.

Público: ¿A quién los puedes ofrecer?: ¿necesitas un contacto directo con tu cliente?, ¿puedes prestar ese servicio desde tu oficina o tu casa?, ¿puedes ofrecer ese servicio a través de la red? Define públicos que podrían estar interesados en lo que puedes ofrecer, escúchalos y conversa con ellos. ¿Cómo? Asiste a reuniones de emprendedores, localiza grupos en Linkedin afines a tu actividad y plantéales preguntas.

Acción: No temas al fracaso ni al rechazo, es la mejor manera de generar confianza en ti mismo.

Precio: el reto de poner precio a tu valor, porque en la actividad profesional –como dice Sergio Fernández– hay una trampa psicológica, nos estamos poniendo precio a nosotros mismos, conecta oportunidades, lo que necesita tu interlocutor y lo que tú le puedes ofrecer para cubrir esa necesidad y pon un precio justo, aprende a vender tu conocimiento y capacidad.

Confianza: es lo que realmente ofreces, la seguridad de que vas a cubrir la necesidad de tu cliente, se honesto y comprométete con aquello que puedas cumplir, generará reputación que sumará confianza para atraer a nuevos clientes. Promete poco y ofrece más de lo esperado.

Constancia: pueden pasar meses de esfuerzo sin que veas los resultados esperados, no desfallezcas, es parte del reto, analiza tu situación como si fueras tu mejor amigo, ¿estás haciendo todo lo que puedes para lograr tus objetivos? Entonces vas por el buen camino, si descubres que hay algo que puedas modificar o mejorar, hazlo.

Comparte tu camino ¿cuáles han sido tus pasos? ¿cuál es tu situación hoy? ¿alguna recomendación? Coméntalo en este post

Concluyo con redes especializadas en difundir la actividad de profesionales freelance, os incluyo algunas:

En inglés:

También hay recursos interesantes como:

23 oct

By

No Comments

¿Conversas? entonces monitoriza

octubre 23, 2011 | By | No Comments

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

¿Cómo controlar lo que se dice de nosotros, nuestra organización o nuestra empresa en la Red?  ¿Por dónde empezar? ¿Qué controlar?  El seguimiento de lo que sucede con nuestra actividad en las redes permite ajustar nuestras acciones, conocer y dar a conocer resultados. Si utilizamos las redes sociales en nuestra actividad y no evaluamos nuestra evolución o resultados no podremos afinar en nuestras acciones.

Las herramientas de monitorización nos ayudan a hacer ese seguimiento. Podemos detectar qué usuarios interactúan con nosotros en la Red, si surgen clientes de esas conversaciones, si las conversaciones son positivas o negativas y evaluar las opiniones de los usuarios y su influencia en la marca. En Internet todo se puede medir y seguir, por lo que lo primero que hay que determinar es qué quiero medir: menciones de mi organización o de la competencia, el contexto en que se generan o su evolución.

Este completo infográfico repasa las herramientas de monitorización y los hábitos de uso de este tipo de aplicaciones. Tal y como indica, junto a la explosión de las redes sociales se ha generado un amplio mercado de aplicaciones que miden la actividad en las redes. El exceso de herramientas confunde a usuarios e investigadores a la hora de elegir las más adecuadas.

Los factores que influyen en la elección de una u otra herramienta de monitorización son, entre otros:

  • El tipo de métricas que ofrecen.
  • La usabilidad de la aplicación.
  • La facilidad de integración con aplicaciones de redes sociales.
  • Precio.
  • La facilidad para actualizarla.

Los datos recogidos en la imagen nos dan algunas pistas respecto a los usos más comunes, lo que se espera de las herramientas e incluye una relación de las más utilizadas, tanto gratuitas como de pago.

Incluyo los enlaces a las aplicaciones gratuitas que menciona el gráfico:
  • Para monitorizar campañas sociales:

Wildfire’s social media monitor

  • Monitorizar eventos:

Plancast

  • Seguimiento con alertas:

Google Alerts, Backtype ALerts, Yahoo Pipes, Northem Light Search

  • Para monitorizar conversaciones y foros:

Comment Sniper, coComment, Board Reader, Google Trends

  • Blogs y redes sociales:

SocialMention, Google Reader, BlogPulse, AllTop

  • Cambios en páginas web:

WatchThatPage

  • Con búsquedas en medios sociales:

Addict-o-matic, Guzzle, SocialSeek, BuzzFeed, MonitorThis, Alterian SM2 Freemiun

  • En twitter y Facebook:

Seesmic, Hootsuite, Twitter Advanced Search, Facebook Search

  • En twitter:

Monitter, TweetBeep , Twazzup, PostRankAnalytics, Pulse of the Tweeters, Twitscoop, Twilert, Cotweet, PeerIndex, My Tweetple, MentionMap, Twitterfall, TweetMeme, TweetDeck

¿Cuáles son vuestras aplicaciones favoritas de monitorización y por qué?

14 oct

By

No Comments

Pautas para cambiar un hábito. Ejemplo: gestión de correos con Gmail.

octubre 14, 2011 | By | No Comments

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

La RAE define hábito como “Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas”. Desde que Internet forma parte de nuestra rutina hemos adquirido modos de utilizar esta herramienta en nuestra actividad que en ocasiones no son saludables a nuestra productividad.

La revisión convulsiva de correos electrónicos, el acceso intermitente a aplicaciones como Facebook o twitter para conversar, los chats, son canales que nos facilitan gestiones pero también nuevas vías para ser interrumpidos o para procrastinar.

En una sesión sobre gestión del tiempo impartida por Santiago Pérez Castillo, éste definió de modo sencillo cómo actuamos y cómo podríamos abordar un cambio de hábito. Os resumo las ideas clave:

¿Cómo funcionan los hábitos?

  • Son mecanismos que nos hacen automatizar nuestras conductas.
  • Primero hacemos nosotros a los hábitos y luego “ellos nos hacen a nosotros.
  • Funcionan por debajo del nivel de alerta. Son automáticas, no nos cuestan esfuerzo.
  • Eliminamos o adquirimos un hábito sólo cuando somos conscientes de las consecuencias que acarrean: obtener un beneficio/evitar una pérdida.

Si consideras que no estás gestionando bien tu tiempo:

  • Reflexiona sobre tu comportamiento y las consecuencias que acarrea.
  • Define de forma específica y medible el hábito a adquirir.
  • Escribe todos los beneficios que obtendrías por cumplir el hábito.
  • Valora si merece la pena el esfuerzo del cambio de hábito.
  • Planifica el nuevo hábito.
  • Repite 31 veces consecutivamente el nuevo hábito y mide cada día.

Como se menciona en este artículo de El Canasto,  desarrollar hábitos nuevos es difícil y se necesitan entre 18 y 254 días consecutivos para convertir una tarea en un hábito.

Mi nuevo hábito, mantener limpia la bandeja de entrada de mi correo:

Vamos al caso concreto, si eres usuario de Gmail  es muy probable que tu buzón esté lleno de correos sin orden ni concierto, aprovechando los más de 7.000 Mb que puedes albergar en la cuenta. Yo he mejorado la gestión de mis correos gracias a unos minutos de dedicación a organizar y a archivar. Y esta decisión ha influido de manera muy positiva en la gestión diaria de mi trabajo. Os invito a sanear, creo que escritorio en orden y bandejas de correo en orden traen orden a tu cabeza para trabajar,  así que concluyo con un ejemplo práctico y básico, en 3 minutos, del uso de Gmail, sus etiquetas y modo de archivo, por si os anima también a cambiar este hábito :

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=Zl8QX3LO0w0?rel=0&w=480&h=360]

05 oct

By

No Comments

Siete pecados a evitar en la comunicación

octubre 5, 2011 | By | No Comments

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneBuffer this page

La semana pasada tuve la oportunidad de escuchar sabios consejos de un profesional de la comunicación que me gustaría compartir.

Empatizar con el público y convertirlo en admirador entusiasta es una técnica compleja que requiere simplicidad y cierto arte. Manuel Campo Vidal domina esta práctica y lo mostró con la atención plena del auditorio, en la jornada sobre comunicación eficaz que organizó Estema  hace unos días, en Valencia.

 

La empatía la logró con un poco de humor y mucha complicidad, consiguió que nos identificáramos con sus ejemplos cotidianos, las referencias a nuestras asignaturas pendientes -inglés, emprender y saber comunicar-, los miedos infantiles a hablar en público frente a la pizarra, las tediosas ponencias de 90 minutos a las que todos hemos asistido alguna vez o las presentaciones plagadas de texto en las que el ponente lee sin cesar en lugar de mostrar sus ideas.

Vencer la timidez ante el auditorio, construir un contenido coherente y atractivo, exponer adecuadamente nuestro mensaje, mantener la atención, ser claro, preciso, breve, directo, está en la voluntad de quien tiene que comunicar pero no siempre en la realidad. Conocer un tema no es igual a saber presentarlo.

Con su exposición, Campo Vidal dio algunas claves para hacer más eficaz la comunicación, en concreto, siete pecados que debemos evitar:

  1. La improvisación: Debes conocer a quién te vas a dirigir para ajustar tu mensaje y el tono, preparar meticulosamente el contenido de lo que quieres exponer. Si vas a intervenir ante público no dudes en conocer cuál es su perfil, te ayudará a escoger el mensaje para llegar a él. Como decía Winston Churchill “Si tengo que pronunciar un discurso de dos horas, empleo diez minutos en su preparación. Si se trata de un discurso de diez minutos, entonces tardo unas dos horas en prepararlo”.
  2. La falta de escucha: Mantenerte informado en primera persona de las demandas y necesidades de tu público objetivo.
  3. Descontrol de tiempo: Es mucho más sencillo exponer sin restricción a tener que acotar tu contenido a un tiempo limitado. Debes cuidar lo que vas a decir y el tiempo del que dispones para ello.
  4. No saber empezar y no saber terminar: De una intervención pública vamos a retener los primeros y últimos cinco minutos, hay que prestar especial atención a esos tiempos, atraer al comienzo de la exposición y concluir con las ideas clave. Tener en cuenta qué debe comprender y recordar tu interlocutor y destacarlo en el cierre.
  5. La arrogancia: es el peor consejero de la comunicación, la distancia aleja también el mensaje. Se llega más al público desde la humildad y la proximidad.
  6. Descuidar la comunicación no verbal: comunicamos con nuestros movimientos, con los gestos, las posturas, con la indumentaria, una expresión facial puede subrayar o contradecir lo que expones y en una situación contradictoria la comunicación  no verbal tiene más peso.
  7. No mostrar emociones: transmitir con pasión si la hay, con naturalidad, como hablarías a un ser próximo, tal y como expones en tu día a día, favorece la comunicación.

También hubo referencias al mal uso de herramientas habituales, el contestador utilizado para “hacer conferencias”, el powerpoint como salvavidas para cubrir la carencia en oratoria (y en rueda de molino atada al cuello, si falla).

Aquí tenéis su intervención en video:[vimeo http://www.vimeo.com/30336988 w=400&h=225]

Para ampliar información sobre estos temas, os remito al estupendo blog el Arte de Presentar centrado en técnicas para mejorar nuestras presentaciones, con un enlace a contenidos relativos a hablar en público.

Nosotros solemos ser nuestro principal enemigo en la comunicación, el miedo escénico es algo común, identificarlo nos puede ayudar a desmontarlo, en el siguiente enlace podemos reconocer sus señales habituales

Concluyo con un último enlace a pautas para elaborar nuestro discurso, con  técnicas sencillas que pueden aplicarse poco a poco hasta convertirse en hábito.

¿Cuáles son tus técnicas para comunicar mejor?